7 Hábitos para mejorar tu Inteligencia Emocional

inteligencia_emocional

Una persona emocionalmente inteligente es aquella que tiene la capacidad de manejar los sentimientos propios y ajenos. Esto es la inteligencia emocional, de la que hemos hablado varias veces.

Las personas emocionalmente inteligentes tienen a una serie de hábitos y comportamientos que contribuyen a su capacidad de gestionar sus propias emociones y comprender los sentimientos de los demás.

Aquí te dejamos 7 hábitos para saber si eres una persona con alta inteligencia emocional o para aprender a desarrollarlos:

1-Concentrarse en lo positivo:

Buscar soluciones a un problema, concentrarse en lo que eres capaz de hacer y lo que está dentro de tu control. Sin ignorar las malas noticias, las personas emocionalmente inteligentes no gastan demasiado tiempo y energía en los problemas.

2-Rodearse de gente positiva:

Las personas con mucha inteligencia emocional tienden a evitar a las personas negativas, ya que son una pérdida de energía y no están dispuestos a dejar que otros agotan su vitalidad. Pasan tiempo con personas positivas que ven el lado brillante de la vida. Por lo tanto tiende a sonreír y reír mucho y así atraerás a otras personas positivas. Tu calidez, apertura y actitud hace que otros te vean mejor.

3 – Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de regular sus emociones

La autorregulación es absolutamente fundamental para la inteligencia emocional. La comprensión de sus emociones es grande por parte de las personas emocionalmente inteligentes, pero no es particularmente útil si no se puede hacer uso de este conocimiento. Por eso, las personas emocionalmente inteligentes piensan, antes de actuar, sobre sus sentimientos. Estas personas están en sintonía con lo que sienten, pero no permiten que sus emociones gobiernen sus vidas.

4 – Las personas emocionalmente inteligentes están motivadas

Las personas emocionalmente inteligentes se sienten motivadas para lograr sus metas y son capaces de manejar sus comportamientos y sentimientos con el fin de lograr el éxito a largo plazo.

Podrían estar nerviosos a la hora de hacer un cambio en sus vidas, pero ellos saben que la gestión de este miedo es importante. Al dar un salto y realizar el cambio, saben que pueden hacer su vida mejor y eso les hace estar un paso más cerca de la consecución de sus objetivos.

5 – Las personas emocionalmente inteligentes tienen grandes habilidades sociales

Las personas emocionalmente inteligentes también tienden a tener grandes habilidades sociales. Probablemente, esto sea debido, al menos en parte, a que saben estar en sintonía con sus propios sentimientos, así como con los de los demás.

Ellas saben cómo tratar con la gente de manera efectiva, mantener de relaciones sociales saludables y ayudar a los que les rodean a tener éxito.

6 – Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de hablar de sus sentimientos con los demás

Pero, además de ser capaces de hablar de sus sentimientos en público, también están dispuestas a hacerlo. Porque a veces las personas son empáticas y están en sintonía con sus emociones, pero luchan para no compartir estos sentimientos con los demás. Sin embargo, las personas emocionalmente inteligentes no solo entienden los sentimientos, sino que saben cómo expresarlos adecuadamente y, además, lo hacen.

7 – Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de identificar correctamente las causas de sus emociones

Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de ver la situación e identificar correctamente la verdadera fuente de sus sentimientos. Al principio esto puede parecer una tarea fácil, pero en la realidad no lo es, porque la vida emocional suele ser complicada. Localizar la fuente exacta de los sentimientos puede ser particularmente difícil en casos relacionados con emociones fuertes, como el amor o la ira.

*Aprende continuamente y crece hacia tu independencia:

Trata de ser aprendiz de por vida y de estar en constante crecimiento, evolución, abierto a nuevas ideas y estar dispuesto a aprender de los demás. A ser pensador crítico, estar abiertos a cambiar de opinión si alguien presenta una idea mejor.

Daniel Goleman identifica la autoconciencia como uno de los componentes clave de la inteligencia emocional. La autoconciencia consiste en la capacidad de reconocer los estados de ánimo, emociones y sentimientos.

Parte de la autoconciencia también implica ser consciente de cómo las emociones y estados de ánimo influyen en otras personas. Esta capacidad de controlar los propios estados emocionales es un requisito básico para la inteligencia emocional.

La empatía es otro de los elementos principales que Goleman relaciona con la inteligencia emocional. La empatía implica la capacidad de comprender las emociones de otras personas.

Con el fin de interactuar con otras personas en múltiples ámbitos de la vida, como en el trabajo o en la escuela, las personas emocionalmente inteligentes son capaces de saber lo que otros están sintiendo. Si un compañero de trabajo está molesto o frustrado, sabiendo lo que siente, se le puede dar una mejor idea de cómo responder.

Se capaz de poner límites y ser firme cuando es necesario:

Controle sus emociones

Aunque si tienes un carácter amistoso puede hacer que parezcas presa fácil para algunos, tienes que ser capaz de poner tus límites y hacerte valer a ti mismo cuando sea necesario. Demuestra cortesía y consideración, pero mantente firme al mismo tiempo.

No hagas enemigos innecesarios. Piensa antes de hablar y tómate tiempo para calmarte si tus emociones parecen llegar a ser abrumadoras. Respeta tus tiempos y los compromisos y sabrás cuándo tienes que decir No.

Piensa hacia adelante y deja atrás el pasado:

Aprende de tus errores del pasado y aplícalo a tus acciones en el futuro. Nunca veas el fracaso como permanente ni te quedes pegado a los problemas pasados.

*Busca formas de hacer la vida más divertida, feliz e interesante:

Ya sea en tu lugar de trabajo, en casa, o con amigos; descubre que te hace feliz y busca oportunidades para ampliar el disfrute. Siente placer y satisfacción al ver a los demás felices y realizados, y haz todo lo posible para alegrar no sólo tu día sino el día de alguien más. Esto te traerá mayor satisfacción personal.

*Elige sabiamente la forma en que gastas tu energía:

Trata de ser capaz de sobrepasar los conflictos donde se involucran los demás. No te aferres a la ira por lo que otros consideran un problema, en lugar de eso, usa el incidente para crear conciencia sobre la forma de NO dejar que suceda de nuevo.

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Goleman